Sperisen condenado a cadena perpetua por ejecución extrajudicial

Los tres jueces y cuatro asesores del Tribunal concluyeron que Sperisen asesinó a un reo y participó en la muerte de otros seis.
Los tres jueces y cuatro asesores del Tribunal concluyeron que Sperisen asesinó a un reo y participó en la muerte de otros seis.

Tribunal lo sentencia por ser autor intelectual del asesinato de un reo y coautor de la muerte de seis más, en un operativo en 2006.

El exdirector de la Policía Nacional Civil, Erwin Sperisen, fue condenado ayer a cadena perpetua por un tribunal de Ginebra, que lo consideró culpable de participar en la muerte de seis presos y de haber matado directamente a un séptimo, en el operativo denominado Pavo Real, ejecutado en la cárcel de máxima seguridad Pavón.

Sus motivos fueron “egoístas y extraordinariamente infames”, así como toda su actuación como exjefe de la Policía, declaró el tribunal.

Con la sentencia, el tribunal cumple la petición de la acusación. El fiscal del Estado, Yves Bertossa, había dicho en su alegato que Sperisen se comportó en Guatemala “como si fuera un dios”, declarando a personas “inútiles” y matándolas sin escrúpulos.

Sperisen, que tiene hoy 43 años y doble nacionalidad suiza-guatemalteca, fue detenido en Ginebra en 2012 por una orden de captura internacional.

El exjefe policial fue absuelto de la muerte de tres reos que se fugaron de la cárcel El Infiernito en 2005, por considerarse que no era corresponsable de esa ejecución extrajudicial. “Por no haber estado en el lugar de los hechos”, dijo la presidenta del Tribunal, Isabelle Cuendert, en los casi ochenta minutos que duró la lectura de la sentencia.

“Estoy satisfecho del veredicto, esta sentencia se dirige a los guatemaltecos”, dijo el fiscal del Ministerio Público de Ginebra, Yves Bertossa.
“Estoy satisfecho del veredicto, esta sentencia se dirige a los guatemaltecos”, dijo el fiscal del Ministerio Público de Ginebra, Yves Bertossa.

 

El juicio

El juicio oral se llevó a cabo durante tres semanas en una sala que permaneció repleta de público y donde el tribunal escuchó el testimonio de 13 personas provenientes de Guatemala, Chipre, España, Austria y Francia.

Finalmente, la jueza Cuendert leyó la sentencia, donde, según el Tribunal, Sperisen mató a disparos al recluso José Abraham Tiniguar, en la cárcel de Pavón el 25 de septiembre de 2006.

“Dada la gravedad de los hechos, la falta de empatía con las víctimas y el número de víctimas no se puede pensar en otra condena que la ausencia de libertad de por vida”, afirmó Cuendert, tras más de una hora de lectura.

“Estuvo en los lugares claves en los momentos claves”, precisó respecto de la conducta de Sperisen, manifestando que el tribunal forjó la “íntima convicción” sobre su culpabilidad en las siete “ejecuciones extrajudiciales” de los reclusos, mediante fotos, videos, informes, y declaraciones de testigos, en particular de detenidos de Pavón que sobrevivieron a la toma del penal. Entre ellos, el testimonio del exconvicto francés, Philippe Biret.

 

Según fotos de la defensa, dentro del penal se produjo un enfrentamiento entre reos y fuerzas de seguridad durante el operativo en Pavón, que dejó varios reos muertos.
Según fotos de la defensa, dentro del penal se produjo un enfrentamiento entre reos y fuerzas de seguridad durante el operativo en Pavón, que dejó varios reos muertos.

 

Sin fundamento

La teoría que las siete víctimas de Pavón perecieron a causa de un enfrentamiento con la fuerza pública, manejada por la defensa de Sperisen, fue rechazada.

El tribunal tomó en cuenta las autopsias de los siete cadáveres, donde se evidenciaba que las víctimas habían muerto por disparos a corta distancia. Los cuerpos presentaban heridas que dejaron rastros de pólvora en la piel, en la frente, en la cabeza y sobre torsos desnudos. Algunos fueron ejecutados con las manos atadas con tiros de gracia mientras agonizaban.

También se estableció que la escena del crimen de Pavón fue maquillada después de los asesinatos. Los cuerpos fueron desplazados, algunos fueron vestidos. Las víctimas mortales fueron presentadas en fotos con granadas en las manos, lo que no pareció verosímil a los siete jueces profesionales que integraron el tribunal.

 

Apelarán

La defensa de Sperisen señaló que apelarán la sentencia en los próximos diez días que tienen de plazo. Esta acción conllevaría a abrir otro juicio y en unos meses, tener otro veredicto o que el actual quede vigente. 

De quedar vigente la condena de cadena perpetua, las leyes de Ginebra permiten aplicar la libertad condicionada tras haber cumplido 15 años de prisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s