Dorval Carías será el tercer ministro de Finanzas en la gestión del PP

María Castro deja la dirección de la cartera del Tesoro, tras ocho meses de desempeñar el cargo.

La especulación acerca de la salida de la ministra de Finanzas, María Castro, se terminó ayer, cuando el presidente Otto Pérez Molina confirmó que dejará la cartera a partir del próximo lunes, por un puesto en una entidad internacional. Es la segunda funcionaria de la cartera del Tesoro que declina en el cargo en esta administración. El primero en renunciar fue Pavel Centeno.

 

“Desde finales del año pasado ella me dijo que tenía sus propios planes profesionales y eso contemplaba las gestiones para desempeñarse fuera del país en algún organismo internacional”, informó el mandatario en conferencia de prensa, junto a la Ministra saliente.

 

Aunque Pérez habría anticipado la noticia la semana pasada, indicó que se aseguraría cuando ya estuviera confirmada en el cargo que busca. Sin embargo, ayer el Presidente señaló que hay dos posibilidades abiertas, una en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otra en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

 

Sobre el sucesor de Castro, Pérez Molina solamente apuntó que se evalúan algunos perfiles y anunció que, por el momento, el encargado del despacho será el viceministro Dorval Carías, quien se ha desempeñado en el cargo desde el inicio de la gestión del Partido Patriota.

 

De acuerdo con algunas fuentes, el candidato más fuerte para ocupar la dirección de la cartera del Tesoro es Óscar Humberto Pineda Robles, actual director de país en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y expresidente del Banco de Guatemala.

 

Retos pendientes

 

María Castro tuvo que gestionar cuatro desafíos, según ella. Entre estos, estuvo la ampliación presupuestaria del Ministerio de Educación y Salud para cumplir los pactos colectivos.

 

Otro reto que ganó fue la colocación de bonos por Q8.3 millardos, con el aval silencioso de la Corte de Constitucionalidad, porque a pesar de los recursos de inconstitucionalidad presentados, no se ha resuelto nada.

 

Hay dos puntos que no concluyó, el primero, la aprobación de financiamiento para llenar la brecha que se cumplió el año pasado con préstamos. El segundo, el más polémico, es el poco éxito en la recaudación tributaria.

 

Castro aclaró que no se va porque tenga conflictos con el superintendente de la SAT, Carlos Muñoz, aunque señaló que sí hubo diferencias en cuanto a la consecución de la meta de recaudación. Además, destacó que tampoco estuvo en desacuerdo con la ampliación del techo presupuestario en Q550 millones para el Ministerio de Comunicaciones para soportar el préstamo por US$280 millones, aprobado hace algunas semanas en el Congreso.

 

A criterio de Carlos Martínez, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Usac, la política fiscal está en crisis por la mala administración del anterior ministro, Pavel Centeno. “No hizo mucho para mejorar el deterioro de la recaudación, el incremento sostenido de la deuda pública, y el deterioro de los índices de transparencia en el gasto público”.

 

Ricardo Barrientos, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), coincide en los principales problemas de Finanzas, y agrega que una prioridad del próximo ministro deberá ser en el tema de recaudación, ya que el ingreso de la mayoría de impuestos ha bajado.

 

 

Cuesta arriba

 

A seis meses de transcurrido el tercer año del gobierno de Otto Pérez, la situación financiera del país se muestra cuesta arriba, Edwin Martínez, viceministro de Administración Financiera del Minfin, confirmó que al momento faltarían Q4.5 millardos para financiar el Presupuesto 2014.

 

Esa cantidad es derivada a que por lo menos cinco préstamos no han sido aprobados por parte de organismos internacionales, en total, esos empréstitos suman no menos de Q3.2 millardos, entre ellos, el crédito del Banco Mundial (BM) por un monto de US$340 millones.

 

Además, resaltó que existe un monto por Q700 millones provenientes de donaciones que aún no han sido confirmadas, algunas por estar ligadas a créditos no negociados; y por último, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) tendría un déficit fiscal de Q600 millones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s