Caos vial debido a manifestación

Cientos de personas complicaron el tránsito a miles de automovilistas ayer, durante manifestaciones, desde cuatro puntos, que terminaron en la Casa Presidencial, zona 1, donde exigieron al Gobierno que convoque a un “diálogo nacional urgente” para abordar “temas medulares y fortalecer la democracia participativa”.

 

Desde las 8.30 horas, cuatro columnas con integrantes del Frente Nacional de Lucha (FNL) comenzaron su recorrido desde la zona 18; la calzada Aguilar Batres, zona 12; la calzada Roosevelt, zona 11, y la carretera a El Salvador, zona 15. Durante más de tres horas gritaron consignas y con mensajes en mantas indicaron que están preocupados por “el deterioro de los servicios públicos”.

Marco Antonio Requena, coordinador de la marcha que provenía de la zona 15, indicó que demandan el cumplimiento del pacto colectivo del Ministerio de Salud, que entró en vigencia el año pasado, y que se solidarizan con la resistencia de pobladores de La Puya, San Pedro Ayampuc, Guatemala; San Rafael Las Flores, Santa Rosa; y Huehuetenango, en contra de empresas mineras.

Los manifestantes también pidieron que el Gobierno garantice los derechos labores y la libertad sindical.

Al llegar a su destino no fueron atendidos por el presidente Otto Pérez Molina, como era su objetivo, pero entregaron un memorial con un pliego de peticiones a la Secretaría Privada de la Presidencia.

Sugieren agenda

“Sugerimos que el Gobierno aborde los temas que consideramos que son los que más agobian a la población”, declaró Dora Regina Ruano, secretaria de organización del FNL.

Los sindicalistas exigieron al gobernante que “convoque a un diálogo nacional urgente” y sugirieron que se discuta sobre política fiscal, energía eléctrica, conflictividad agraria, transporte público, explotación de los recursos naturales, salud, educación y seguridad pública.

“Esperamos que atienda y convoque lo más pronto posible a este diálogo y esperamos recibir notificaciones lo antes posible”, expuso Luis Lara, secretario general del FNL.

Lara afirmó que le dieron un “plazo perentorio al Gobierno” hasta el 1 de julio, tiempo en que esperan recibir respuesta a su petición, y si no se instala el diálogo, efectuará“una nueva acción” en todo el país.

“Lastimosamente, el presidente solo ha escuchado las necesidades del poder económico y se ha olvidado de las necesidades de los obreros, indígenas, campesinos, mujeres y jóvenes”, aseguró el dirigente.

La manifestación se disolvió a eso del mediodía. Lara expresó que además de las cuatro marchas en la capital, en las cuales participaron unas dos mil personas, al menos 24 grupos del FNL estuvieron presentes en diferentes sectores del país, en particular en puntos hacia las fronteras.

Tránsito varado

De acuerdo con la Policía Municipal de Tránsito (PMT), en las más de tres horas que duraron la caminatas, y al considerar que se desplazaron por distintas zonas de la capital, pudieron haber sido afectados alrededor de 250 mil automovilistas.

Amílcar Montejo, intendente administrativo de la PMT, explicó que las manifestaciones causaron largas filas de vehícu-los en las rutas afectadas.

“En la carretera al Pacífico las filas llegaron al kilómetro 14; en la Roosevelt, hasta el kilómetro 16; en el Atlántico, al kilómetro 10, y en la carretera a El Salvador, al kilómetro 8.9”, precisó Montejo.

También confirmó que las marchas afectaron el servicio del Transmetro en horarios variados. El eje sur fue cerrado parcialmente mientras avanzaba la marcha, al igual que el de la zona 9, ya que los manifestantes invadieron las vías exclusivas de esas unidades.

Peticiones

Los manifestantes piden que se tome en cuenta una serie de demandas.

La nacionalización de la energía eléctrica, como elemento estratégico para el desarrollo del país.

Desarrollar una estrategia en que se garantice el transporte público digno, que respete los derechos de usuarios y trabajadores.

Elaborar políticas públicas que aborden asuntos como el fiscal, conflictividad agraria y extracción de recursos naturales.

Crear planes que garanticen el acceso a la salud, educación y seguridad pública de calidad.

Análisis

Sujeto a intereses

El 15 de octubre del 2013, el presidente Otto Pérez Molina, acompañado de la vicepresidenta Roxana Baldetti y el ministro de Trabajo, Carlos Contreras, firmó  un pacto colectivo con los trabajadores de Salud, para beneficiar a unos 35 mil empleados  de ese sector.

Ese día,  el secretario general del FNL, Luis Lara,  dio  múltiples agradecimientos al mandatario por el pacto firmado, y este respondió con la misma cordialidad.

Sin embargo, poco más de ocho meses después, Lara acusó  al gobernante  por  “solo escuchar la necesidad del sector económico” y olvidar las necesidades del pueblo.

Sus declaraciones se dieron ayer, en el marco de una protesta en la que, además, se exigió que el Gobierno cumpla con dicho pacto colectivo.

Carmen Ortiz, analista política del Programa de Opinión Pública de la Universidad Rafael Landívar, destacó que “ese comportamiento de los líderes sociales es común”.

“Hay momentos en que los líderes se muestran beligerantes y en otras ocasiones da la impresión de que hasta apoyan a las autoridades.

Lógicamente,  este comportamiento está sujeto para cuando hay cierto cúmulo de  intereses particulares y de un momento determinado”, declaró Ortiz.

POR CARLOS ÁLVAREZ
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s