Condenan a exguerrillero por matanza de El Aguacate

El Tribunal de Sentencia de Chimaltenango, presidido por el juez Wálter Jiménez, condenó ayer a 90 años de cárcel a Fermín Felipe Solano Barillas, Teniente David, por la masacre de 22 personas perpetrada en El Aguacate, San Andrés Itzapa, Chimaltenango, en 1988.

Condenan a exguerrillero a 90 años de prisión

Sesenta años corresponden al delito de asesinato en forma continuada y 30 por crímenes contra la humanidad.

Tras cuatro meses de audiencias y lleno total en la sala judicial, en la que familiares del acusado oraban antes de la diligencia, el juicio contra Solano Barillas concluyó con la sentencia que se convierte en precedente por ser el único caso contra un líder guerrillero juzgado por una masacre.

Los jueces valoraron las declaraciones de Pedro Palma Lau, Pancho; Luis Antonio Santacruz Mendoza, comandante Santiago; Jaime Aurelio Tun Luch, capitán Hernán; y Braulio Che Cu. También las de los militares retirados José Luis Quilo Ayuso y Héctor Mario Barrios Celada y de las viudas de las víctimas.

Los relatos de Palma Lau y de Santacruz fueron congruentes para demostrar, según el Tribunal, la pertenencia de Solano Barillas al frente Javier Tambriz, de la Organización del Pueblo en Armas.

En tanto que los testimonios de Che Cu y Tun Luch probaron que el acusado estaba al mando de la patrulla en la montaña El Soco.

Para el Tribunal, Nicolás Chiquibal, Mijangos, quien habría sido el enlace entre el alto mando de la guerrilla y Solano Barillas, fue ejecutado porque se sospechaba que se había convertido en colaborador del Ejército. También pudo haber sido testigo presencial de otras ejecuciones, según los jueces.

Los hechos

Carlos Humberto Guerra Callejas desapareció desde las 5 horas del 22 de noviembre de 1988. Era epiléptico y salió a buscar una vaca que se había perdido. Treinta vecinos de la aldea El Aguacate se organizaron en grupos para buscarlo, al día siguiente.

Uno de esos grupos se encontró con una patrulla de “hombres de mameluco verde”, y convencido de que Guerra Callejas había sido raptado le pidieron al pastor evangélico Antonio Olivares Bancés que sirviera como mediador.

Este y 21 personas más, entre ellas 13 de apellido Callejas, fueron las víctimas de la masacre que aparecen en el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Mientras los grupos de búsqueda se adentraban en la montaña El Soco, Óscar Orlando Callejas Tobar y Waldemar Figueroa denunciaron la desaparición y fueron los guías para el grupo de soldados.

“Los vínculos familiares entre los Callejas y el jefe del Estado Mayor —Manuel Antonio Callejas— y su estrecha relación con el Ejército sirven, razonablemente, para explicar por qué en El Aguacate nunca hubo patrullas civiles de autodefensa”, dice la CIDH.

La Comisión menciona en su reporte un despacho noticioso, del 28 de noviembre de 1988, en el cual la guerrilla se atribuye haber hecho 25 bajas al Ejército, entre muertos y heridos.

Al día siguiente —29 de noviembre—, en un nuevo comunicado se acusa al Ejército de haber perpetrado el secuestro y asesinatos en El Aguacate.

El maestro Solano

Ayer, Solano Barillas se declaró inocente. Néstor, su hermano menor, aseveró que no se trata del Teniente David.

Fermín Felipe es el segundo de tres hermanos, quienes crecieron en la década de 1970 en la colonia El Milagro, zona 6 de Mixco. En las postrimerías de esa década formaron un grupo juvenil católico en el cual practicaban teatro.

Una de sus integrantes desapareció, así que decidieron paulatinamente disolver la agrupación, que había llegado a presentar obras de teatro en la Universidad Popular.

Solano Barillas se fue a vivir con su abuela a la colonia El Amparo, zona 7. Fue secuestrado, incluso casi llevado al paredón de los tribunales de fuero especial y ahí hubiera muerto, de no haber sido porque estos se disolvieron poco antes de que se ordenara su ejecución.

Según los registros de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Solano Barillas permaneció como refugiado en México entre 1984 y 1995. De hecho, su defensa alegó que no se encontraba en el país cuando la masacre ocurrió, en 1988, aunque la Fiscalía objetó que pudo haber ingresado por cualquier punto ciego.

El exguerrillero permaneció cuatro años y medio en Estados Unidos. Su hermano mayor, que es restaurador de muebles antiguos, le enseñó el oficio.

A su regreso trabajó como maestro en varios colegios. Hace unos cinco años obtuvo una plaza en una escuela primaria. Tiene dos hijos, uno de 8 años y otro de 15.

“¿Quién dicen ellos que es Fermín? ¿Realmente pueden asegurar que Fermín es David ¿Pueden asegurar que David existió?”, pregunta su hermano Néstor.

Informes

Tres versiones distintas

El Informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, Guatemala, Memoria del Silencio, explica que la Organización del Pueblo en Armas destacó una patrulla de 10 combatientes, al mando de Fermín Felipe Solano Barillas, Teniente David, porque pretendía ocupar San Andrés Itzapa, Chimaltenango.   Carlos Humberto Guerra Callejas era  el vecino desaparecido a quien 30 personas  organizadas  buscaban y quien, sin  proponérselo, ubicó a la patrulla guerrillera.  David ordenó que se ejecutara a todos, incluido un colaborador  conocido como Mijangos.

El 15 de diciembre de 1988, una organización no gubernamental presentó una demanda contra el Gobierno. Las víctimas, según esta versión,  fueron copadas en la montaña, trasladadas y ejecutadas en la zona militar 302, y luego devueltas a la montaña El Soco, para enterrarlas. Los cadáveres tenían señales de tortura.

Otra versión,  de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, señala que al evaluar el lugar de los hechos se descartó la hipótesis de que los cuerpos hayan sido trasladados a la zona militar porque la geografía lo hacía infactible.

29 testigos comparecieron a las audiencias del debate por la masacre.

90 pruebas documentales entregó el Ministerio Público al Tribunal de Sentencia.

POR CLAUDIA PALMAY JOSé ROSALES
Prensa Libre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s