Crece rechazo a ley de obtenciones vegetales

 

La posibilidad de que empresas transnacionales puedan patentar el material genético vegetal de Guatemala y que los pequeños agricultores deban pagar por semillas registradas, que abre la  Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales, aprobada el 10 de julio,  genera rechazo de sectores.

 

Varias organizaciones plantean en redes sociales su repudio a la que denominan “Ley Monsanto” -en alusión a una compañía transnacional de semillas- porque la  consideran perjudicial.

Rony Palacios, de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala, argumentó que la ley “empuja a empresas transnacionales a patentar la biodiversidad con la que cuenta el país”.

Álvaro Amílcar Folgar, presidente de la junta directiva del Colegio de Ingenieros Agrónomos, indicó que el gremio está en contra de esa ley porque el patrimonio filogenético en un futuro se estaría comercializando.

“Se aprobó la ley al amparo del DR-CAFTA; pero no tomaron en consideración que hay convenios que ha suscrito Guatemala en los que se compromete a salvaguardar el patrimonio natural del país y no podemos permitir que alguien lo patente”, aseveró.

Palacios y Folgar indicaron que preparan acciones legales para accionar en contra de la ley.

Samuel Reyes Gómez, vicedecano de la Facultad de Ciencia, Tecnología e Industria,  de la Universidad Galileo, dice: “hay plantas cuya polinización es cruzada y existe la posibilidad de que haya reclamos legales a campesinos”.

Byron Garoz, del Colectivo de Estudios Rurales Ixim, destacó que la ley contraviene con el Convenio 169 de la OIT,  “pues este plantea que en cualquier acción y decisión que afecte a comunidades indígenas deben ser sometidas a consulta”.

Aprobación

Polémico decreto

El decreto 19-2014, Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales, se aprobó el pasado 10 de julio en el Congreso con el visto bueno de 82
diputados, el voto en contra de 17 y la ausencia de 59,  y entrará en vigencia la primera semana de septiembre.

Causó controversia no solo porque se abre la posibilidad de que empresas internacionales patenten el material vegetal nacional con mucha ventaja sobre la mayoría de agricultores, sino porque también en su artículo 46 se aprobó una ampliación presupuestaria por Q550 millones para el Ministerio de Comunicaciones.

Demasiado ambigua

Expertos dicen que normativa es más perjudicial que de beneficio y destacan algunos ejemplos.

Artículo 4,  Géneros y Especies a aprobar: la Ley se aplicará primero a por lo menos  15 géneros o especies vegetales enumeradas en el reglamento respectivo. En un plazo de 1O años,  a partir de la entrada en vigencia de la presente Ley, se aplicará a todos los géneros y especies vegetales.

Samuel Reyes  Gómez señala que un solo género puede tener cientos de especies y que la falta de especificación puede generar problemas.

Además no se contempló ninguna salvaguarda para los pequeños agricultores.

Artículo 50, Sanciones penales. Cometerán  delito  quienes produzcan material protegido sin autorización. Será sancionado con prisión de uno a cuatro años y multa de Q1 mil a Q10 mil.

Los expertos  afirman que eso perjudica a campesinos, que tendrían que pagar por la semilla. 

POR CARLOS ÁLVAREZ 
Prensa Libre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s