Personas desaparecidas y sus familias: un desafío para el Estado de Guatemala

2015-9-2 el Periodico, Andrés Alexander Kruesi, Jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Guatemala

Solo respondiendo con eficacia se podrá dignificar a miles de familias de personas desaparecidas en el país.

Durante la campaña electoral que está a punto de concluir es notorio que las personas desaparecidas y sus familias apenas han sido mencionadas entre las preocupaciones manifestadas por las distintas formaciones políticas pese a que, según cifras públicas, más de 42 mil personas siguen desaparecidas, y sus familias sumidas en un profundo sufrimiento por su ausencia. Esta cifra es comparable al número total de desaparecidos en todos los países del Cono Sur americano durante los años setenta y ochenta.

Una desaparición nunca debe ser considerada simplemente un asunto del pasado. En los últimos años, gracias a los esfuerzos realizados por distintas organizaciones, cientos de personas desaparecidas en los años ochenta han sido halladas vivas y reunificadas con sus familias. Desde la perspectiva de las familias, todos los desaparecidos lo siguen siendo hasta que se esclarezca su paradero. Cualquiera que sea el nombre y el paradero de cada una de estas personas ausentes, sus familiares luchan a diario por defender el derecho a saber sobre su suerte y su paradero. La incertidumbre y la esperanza de que sigan con vida a pesar de los años, impide a las familias afrontar el duelo de la pérdida y empezar a cerrar sus heridas. A las dificultades administrativas, legales y económicas que tienen ante sí las familias de estas personas, y a sus múltiples afectaciones físicas, emocionales y psicosociales, hay que sumar el miedo a que la esperanza de encontrar e identificar a los desaparecidos muera con ellos.

En vísperas de la elección del sexto gobierno nacional desde la firma de los Acuerdos de Paz, todavía está pendiente el cumplimiento de las obligaciones del Estado de Guatemala con las víctimas de la desaparición bajo el derecho internacional. Urge la creación de los mecanismos estatales necesarios para la búsqueda de las personas desaparecidas, la identificación de los fallecidos, la recuperación y restitución de sus cuerpos a las familias, y la creación de registros con la información necesaria para facilitar estos procesos.

El Día Internacional de los Desaparecidos, que se celebra cada 30 de agosto, es una ocasión más para llamar a la creación de una comisión de búsqueda, como lo establece la Iniciativa de Ley 35-90, presentada ante el Congreso hace nueve años. Un organismo así, reforzado con el mandato y los recursos adecuados, podría contribuir al cumplimiento de la obligación del Estado en materia de búsqueda de desaparecidos y en la atención a las múltiples necesidades de sus familias. Solo respondiendo con eficacia se podrá dignificar a miles de familias de personas desaparecidas en el país.

*Jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Guatemal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s