¿La “Línea 2” al destape? CICIG y MP asestan golpe a grandes empresarios

Las capturas del MP en conjunto con la CICIG quizá sea el inicio del destape de la denominada “Línea 2”, que supone lo que es vox populi: la participación de grandes empresarios en estructuras criminales relacionadas con defraudación, corrupción y crimen organizado. Esta vez, fue el turno de una de las empresas más importantes del país: Aceros de Guatemala.

Aceros de Guatemala en el ojo del huracán

De acuerdo con las investigaciones reportadas por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la empresa Aceros de Guatemala logró por medio de otra empresa la desestimación de tres querellas que estaban planteadas en su contra por un valor que asciende a más de Q255.6 millones. La historia de Aceros de Guatemala se remonta a la década de 1960, cuando fue fundada por José Luis Gabriel Abularach, quien ha sido el presidente de la empresa, que en la actualidad es una de las principales productoras de acero del país. De la familia Gabriel Abularach también es la empresa Distribuidora Universal (Distun) y Minas de Guatemala, S.A., con inversiones en Huehuetenango.

El comunicado de prensa indica “que la misma empresa -favorecida con devoluciones de crédito fiscal por una suma cercana a los Q95 millones- se valió de la misma red para agilizar al menos uno de los pagos a su favor por Q11.8 millones, todo a cambio de una promesa remuneratoria a favor de los directivos y ex directivos de la SAT.”

La empresa que sirvió para que Aceros de Guatemala obtuviera esos beneficios fue Tres Puertos, que se encargó de alterar las auditorías que vinculaban a Aceros. Para eso se sirvió de la red de corrupción liderada por Omar Franco Chacón, ex Superintendente de Administración tributaria, y Geovani Marroquín Navas -integrantes de la organización criminal conocida como “La Línea”-. Ambos guardan prisión junto a otros ex funcionarios. A ellos se sumarán los funcionarios aprehendidos el día de hoy.

Continuación del Caso La Línea

De acuerdo con el comunicado del MP y CICIG emitido el 12 de febrero se capturó a varios miembros de una red de funcionarios y ex funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), “producto de actividades complementarias de investigación adelantadas por la Fiscalía de Sección de Delitos Económicos del MP y la CICIG”. La investigación es resultado de las evidencias detectadas en las escuchas telefónicas del caso “La Línea”, el cual es llevado por la Fiscalía contra la Corrupción. Los lazos de cooperación entre las fiscalías es un detalle importante.

En el comunicado, la CICIG informó que entre los capturados se encuentran dos representantes legales y mandatarios de las empresas Aceros de Guatemala y Tres Puertos (José Raúl Paiz Valdez, Alfredo Muñoz Ledocarrillo y Rigoberto Chacaj Soc).

Otros capturados son los funcionarios de la SAT Alfonso Romeo Castillo Castro, Director de la Intendencia Jurídica; Elder Hermelindo Fuentes García, Intendente; José Antonio Mangandi Ortiz, Gerente de Contribuyentes Especiales Grandes; Evelin Yulisa Natareno Gómez, Jefe del Departamento de la Intendencia de Verificaciones; Alicia López Paiz, mandataria de la entidad; y los auditores Osmin Ronaldo Ceijas Díaz, Giovani Estefan Reyes Pérez, Nidia Verónica Espina Batres y Julio Ernesto Román García, involucrados en una red de corrupción.

Aceros de Guatemala y el ex presidente del CACIF

Gabriel Abularach son los apellidos de una familia de comerciantes que cobró notoriedad como importadores y comerciantes, desde la década de 1950, cuando fundaron la Distribuidora El Tirador, una cadena de comercios que hoy día es de las más grandes de Guatemala.

Esta familia también es recordada por la propiedad de Minas de Guatemala, S.A., dueña de las “Minas de Ixtahuacán”, famosas por la explotación de plomo y antimonio, localizadas en San Idelfonso Ixtahuacán, Huehuetanango. En ellas se desarrolló un movimiento sindical fuertemente reprimido durante la década de 1970. A raíz de ello los trabajadores mineros organizaron una larga caminata, conocida como la “marcha de los mineros”, en 1977, para denunciar a sus propietarios por la violencia que se ejercía y la explotación de los obreros que allí operaban. (Solano, Luis. Guatemala. Petróleo y minería: en las entrañas del poder. Páginas 40-42).

En el caso de José Luis Gabriel Abularach, previo a fundar Aceros de Guatemala, fundó otra reconocida empresa: Distribuidora Universal (Distun), que importa y vende materiales para la construcción. Actualmente, la razón social de la empresa es Aceros de Guatemala y el nombre comercial es Distun.

La empresa ha sido presidida por uno de los hijos de Gabriel Abularach, Luis Nelson Gabriel Girón (ya fallecido), y el actual vicepresidente es Boris Rodolfo Gabriel Girón, otro de los hijos.

Uno de los mandatarios de Aceros de Guatemala, según el Registro Mercantil, es Marco Augusto García Noriega, quien ha sido Presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) durante varias ocasiones. García Noriega fue uno de los socios en el Banco Reformador (BANCOR) y también fue Presidente de la Asociación de Azucareros de Guatemala (AZASGUA). Es también directivo de Luma Holdings, un grupo de empresas que se dedica al cultivo de la palma africana en la Franja Transversal del Norte (FTN).

La demanda de Ferrovías y la chatarra de Maya Quetzal

El nombre de Aceros de Guatemala también ha sonado en el contexto del caso de Ferrovías y el negocio de infraestructura de Ferrocarriles de Guatemala. El caso fue ventilado internacionalmente en una demanda que realizó la Railroad Development Corporation en contra del Estado de Guatemala, dentro del marco del Tratado de Libre Comercio (Cafta, por siglas en inglé). En ella se involucraron empresas de poderosos azucareros y la empresa Maya Quetzal, del ingeniero industrial Inngmar Walterio Iten Rodríguez, a quien el diario elPeriódico insistentemente lo vincula con el narcotráfico*.

En las instalaciones de Ferrovías también tiene su sede la empresa Maya Quetzal, S.A., vinculada en el negocio de venta de chatarra a Ferrovías y a Aceros de Guatemala, según el juicio comercial que vino de esa demanda. Las familias dueñas de esas empresas son la Campollo Coodina, Gabriel Abularach, y Gabriel Girón.  A Iten Rodríguez se le ha señalado de ser uno de los principales financistas de los partidos políticos ganadores de las elecciones presidenciales desde el gobierno de Alfonso Portillo hasta el de Otto Pérez Molina.

Con la apertura de este caso, surge la pregunta de si la investigación profundiza hasta una posible participación y responsabilidad de los principales socios de Aceros de Guatemala. Las ramificaciones de este caso abren las puertas para que se convierta en uno paradigmático que explica la formas de operar de grandes empresarios en la defraudación fiscal. ¿A dónde llegarán las siguientes investigaciones?

*Editor: en los comentarios a este artículo el ingeniero Iten Rodríguez y su hermano, Alejandro Berganza Rodríguez, intentan ampliar y aclarar su papel en el juicio comercial y los señalamientos de elPeriódico. Sirva eso de respuesta. Y sirvan los documentos citados para que el lector aclare por su cuenta el rol de Maya Quetzal y Aceros de Guatemala en el caso Ferrovías.

https://cmiguate.org/la-linea-2-al-destape-cicig-y-mp-asestan-golpe-a-grandes-empresarios/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s