Jimmy vrs. Programas Sociales, ¿cuánto ha invertido?

POR Plaza Publica/ 23 mayo, 2016

Cuatro meses y medio sin remesas para que las madres más pobres del país envíen a sus hijos a la escuela. 145 días. En un país con 25% que vive en extrema pobreza, el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno de Jimmy Morales no ha gastado ni un centavo en los programas sociales. Eso sí, ha decidido un cambio trascendental. Implementará que pagos se hagan por medio de una tarjeta de débito para poder comprar los alimentos en abarroterías, que tendrán que pagar una comisión al banco seleccionado. Para cerrar el giro, el Ministerio ha pedido asesoría para el nombre de la tarjeta a la persona que más cerca le habla al presidente (desde hace 40 años), su hermano Sammy Morales.

Aunque el presidente Jimmy Morales aseguró que en su gobierno la prioridad serían la salud y la educación, no ha invertido un solo centavo en la política más exitosa para romper el ciclo de la pobreza y de la ausencia de niños más pobres en las escuelas y en los centros de salud: las transferencias condicionadas.

Este programa, que surgió en Brasil hace más de 20 años y que se aplica en casi todos los países de América Latina, está basado en una premisa comprobada. Una remesa o transferencia estatal mínima permite a las madres más pobres enviar a sus hijos a la escuela (en donde deberían recibir clases y refaciones escolares) y a revisiones a los centros de salud. Con esto se reduce la pobreza extrema, se saca a los niños de la desnutrición y de la falta de atención médica y se les da algún futuro con la escolaridad.

En Guatemala empezó en el año 2008 como Mi Familia Progresa durante el gobierno de la UNE, y se institucionalizó en 2012 con la aprobación del Ministerio de Desarrollo Social. Entre 2008 y 2011, cuando se llegó a beneficiar a casi 600 mil familias, la pobreza extrema bajó de 24% a 16%. No obstante, ya habían alarmas de politización del programa para fines electorales. Con el gobierno del Partido Patriota, en donde los programas se redujeron y en donde la alianza PP-Líder los convirtió en una rama más de corrupción, la extrema pobreza volvió a subir al 25%. De los Q234 millones invertidos en el Ministerio en 2012, en 2015 bajó a Q92 millones.

Con el gobierno de Jimmy Morales, los números no son esperanzadores.

Las familias más pobres, que no logran ganar Q15 diarios, Q500 al mes y Q5,750 al año, no han recibido un centavo. Y los Q1,979 anuales que reciben las madres por enviar a sus hijos a la escuela todo el año hacen una diferencia en su nivel de vida. Q1,979 al año, Q164 al mes, Q5 diarios.

A las transferencias condicionadas se suman el resto de programas sociales. Bolsa de alimentos, comedores, jóvenes protagonistas, becas de educación media, becas de educación superior, mi primer empleo y beca artesano. Todos los programas se hicieron bajo la premisa de aliviar la pobreza. Ninguno de estos programas ha recibido un centavo en los cuatro meses y medio del gobierno de Jimmy Morales.

Esto a pesar de que el Ministerio tiene un presupuesto de Q1,025 millones.

La prioridad: carreteras y militares

Desde que cumplió 100 días al frente del gobierno, el presidente Morales insiste en que su prioridad son la educación y la salud, y para ello ha transferido fondos.

Sin embargo, según datos del Ministerio de Finanzas, entre enero y mayo de 2016, los ministerios de Comunicaciones y Defensa son los que más han recibido transferencias de otras instituciones con Q201 millones y Q16 millones, respectivamente.

El 13 de abril de este año, Jimmy Morales reconoció que el Ministerio de Desarrollo no ha ejecutado más del 3 por ciento de su presupuesto porque no hay recursos disponibles y porque han priorizado la salud.

En 145 días, su administración no ha hecho ninguna propuesta para aumentar los ingresos del Estado.

Los escasos fondos ejecutados por el Ministerio de Desarrollo Social, Q37 millones, ha sido para el pago de personal. Incluso el alquiler de las sedes del Ministerio en los departamentos del país está pendiente de ser cancelado.

José Moreno, ministro de Desarrollo Social, explica que el presupuesto “sólo ha alcanzado para sueldos”. Espera que el Ministerio de Finanzas le traslade fondos para los programas.

Mientras, reestructuran el padrón de usuarios para depurarlo y sacar a las personas que tengan un nombre duplicado, que tengan una propiedad, un vehículo o que reciban remesas.

Un informe del Procurador de los Derechos Humanos en 2015 concluyó que las personas que reciben los programas sociales no son tratados como sujetos de derechos, sino como beneficiarios de una ayuda que el Estado da voluntariamente. El informe del año pasado dice que recogieron denuncias de personas que quedaban fuera del programa por no ser afines a determinado partido político.

La depuración, que lleva ya sus primeros 145 días, espera saber quién en realidad es pobre extremo.

Ya no es un indicador la cantidad de focos que hay en una casa. Primero el Ministerio le pide al Registro Nacional de Personas (Renap) que revise si el nombre y los datos de los beneficiarios son reales; segundo, en el Ministerio de Finanzas revisan si las personas tienen propiedades. Y tercero, el banco que hará la entrega del nuevo sistema de tarjetas a nivel nacional dirá si el beneficiario recibe remesas. “Es un secreto bancario pero solo con que nos diga que recibe o no remesa del extranjero, también se quita, porque hay gente más pobre”, dice el ministro Moreno.

El plan: tarjeta de débitos para alimentos

Los guatemaltecos que se beneficiaban del programa Mi Bolsa Segura ya no recibirán un paquete de alimentos. La idea, inspirada en el programa ‘Solidaridad’ de República Dominicana, es que las personas que viven en pobreza y pobreza extrema reciban una tarjeta de débito con saldo que podrán cambiar por alimentos en las tiendas y abarroterías que sean seleccionadas por el propio Ministerio. No podrán canjear los fondos por alcohol o cigarros. Esto puede ser una redundancia. Está demostrado que las madres beneficiarias no invierten los fondos en alcohol ni cigarros.

Según el ministro Moreno, con la tarjeta buscan dos cosas: eliminar el poder clientelar de los programas sociales y asegurar que no se repitan los usuarios. “La bolsa era la más apetecida para los votos. Los programas sociales pasaron ocho años siendo totalmente clientelares”, agrega. La bolsa ahora será un plástico más sólido: tarjetas de débito con una recarga de Q250 cada cuatro meses (Q60 mensuales), donde el banco que ejecute las transferencias le cobrará al tendero o dueño de la abarrotería 2 por ciento de comisión por cada transacción.

Hay cuatro bancos interesados en el proyecto, dice el ministro Moreno: Banco Industrial, Banrural, Banco de los Trabajadores y G&T.

A pesar de las promesas de transparencia de Jimmy Morales, no se hará un concurso público ni licitación.

Serán elegidos los bancos que más cobertura tengan en los 17 municipios donde se implementará la transferencia de fondos a tarjetas de débito. El ministro afirma que el proyecto no contempla gastos adicionales para el Estado y que no le pagarán nada a las entidades bancarias. Sin embargo, tendrán acceso a su información y estarán bancarizando a un sector de la población.

– ¿Cuál es el beneficio para el banco?
– Efectivamente, nunca sería negocio para un banco dar un servicio de estos. En su Responsabilidad Social Empresarial, ellos cobrarán un 2 por ciento de la transacción, pero el que paga es el de la tienda. Eso es para reactivar la economía local. Es un beneficio.

Un nombre creativo y Sammy, el asesor

El ministro Moreno se muestra ilusionado con el proyecto. Tanto que buscó a Sammy Morales, el hermano del presidente, para pedirle que le ayudara a encontrar un nombre atractivo para el programa de tarjetas de débito.

 

“Yo fui quien buscó a Sammy, ya que él es un creativo nato. Él está donando su tiempo en el ministerio, no está cobrando un solo centavo”, dice.

El hermano del presidente no es asesor del ministerio. Moreno lo buscó porque quiere que la tarjeta tenga un nombre creativo. En República Dominicana ésta idea tiene un nombre sencillo: Solidaridad. Pero ese era el programa en tiempos de la UNE, y no pueden repetirlo.

Sammy Morales respondió que no tenía ninguna colaboración con el programa, pero que en alguna ocasión coincidió con el ministro Moreno e intercambiaron ideas para el nombre de la tarjeta. Que como vicepresidente de la Comisión de Industrias Creativas de la Gremial de Exportadores (Agexport), socializó la idea con sus colegas para que aportaran.

“En cuanto a la colaboración con la tarjeta o con cualquier programa de la nación, estoy y estaré siempre a las órdenes. Ya lo dijo el presidente en campaña, si quieres una Guatemala diferente, deja de ser indiferente. De esa cuenta he colaborado desde antes de éste gobierno con entidades como el Ministerio de Cultura, visitas a hospitales, Teletón, talleres de cine para Prevención de la Violencia con PNC y el programa antinarcótico de los Estados Unidos, etcétera”, dijo el hermano del presidente y consejero del Ministro de Desarrollo para el nombre de la tarjeta.

Esto a pesar de que el 25 de octubre de 2015, el día de la segunda vuelta electoral, respondió que no sabía si se uniría al gobierno.

– Sería ilógico pensar que usted no va a ser parte de la administración del presidente electo Morales. ¿En dónde lo vamos a ver?
– Si te das cuenta, no ha sido una campaña de lógica. Mi trabajo será el de cualquier ciduadano, encontrar mi trabajo donde me corresponde. Dudo que sea dentro del gobierno, por una cuestión legal.

– Por una cuestión legal, probablemente podría ser como comisionado o asesor.
– Podría ser. No lo he pensado. El señor presidente no me lo ha propuesto. Me invitó hace años a participar y le dije que no. Pero una vez entendí que este movimiento es de todos los ciudadanos, no podría quedarme fuera. El presidente dice: estoy listo para servir; yo también.

De momento, está apoyando para escoger el nombre de la nueva tarjeta para programas sociales.

De momento, las miles de familias beneficiarias de las transferencias condicionadas y el resto de programas tendrán que seguir esperando. El ministro Moreno aseguró que será en las próximas semanas y que priorizarán dos municipios vecinos a la Ciudad de Guatemala: Chuarrancho y San Raymundo.

 

https://nomada.gt/jimmy-vrs-programas-sociales-cuanto-ha-invertido/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s