#LaCooperacha explicada en 5 minutos (a Sinibaldi y cualquiera)

POR / 13 junio, 2016/ NOMADA

El exministro Alejandro Sinibaldi dijo en un comunicado que no se presentará a la justicia (continuará prófugo) porque esto es un circo basado sólo en el testimonio de un colaborador eficaz. Pero no. Hay más. Como con todas las declaraciones del exsecretario privado de la Vicepresidencia y cajero del cártel del PP, el MP y la CICIG las ha sustentado con facturas, transacciones bancarias y otras evidencias. Nómada las explica (para el exministro y para los lectores).

Roxana Baldetti y Mauricio López Bonilla están al frente de una imagen del precandidato Alejandro Sinibaldi. Los delató quien está en segunda fila, Juan Carlos Monzón.

Un papel encontrando durante los allanamientos del caso La Línea ahora sirve para armar el golpe más reciente. #LaCooperacha involucra a los únicos tres pesos pesados del Partido Patriota que no habían sido alcanzados por la justicia: Alejandro Sinibaldi, Mauricio López Bonilla y Erick Archila. Y esto es apenas el comienzo de las investigaciones en contra de ellos.

El tsunami de 2016 tuvo su epicentro en el caso La Línea de 2015. Desde aquel primer caso en contra de gobierno-cártel de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, cada investigación ha terminado por develar nuevos casos de corrupción.

Fue en agosto de 2015 cuando allanando las oficinas de Salvador González, alias “Eco”. Se encontró un papel que, bajo el título “cooperacha”, daba cuentas de los aportes de cinco funcionarios para regalarle un helicóptero a Pérez Molina. En aquel momento el tándem MP-CICIG aseguró que la sola existencia del papel no era suficiente para tipificar un delito. Ahora ya existen las pruebas suficientes para armar el caso.

Celebrando a los cumpleañeros

Nadie tenía más cercanía con Otto Pérez Molina y quizás nadie lo conocía mejor que Roxana Baldetti, su mancuerna desde que a finales de los años 90 se reconciliaron después de desaveniencias en el gobierno de Jorge Serrano (1992-1993) y fundaron el partido del puño derecho en 2001. Fue ella la que, según las investigaciones de MP-CICIG, durante tres años tomó la iniciativa de decidir qué se le iba a regalar al presidente y cuánto había que poner.

El que pasaba la gorra, el que iba de despacho en despacho recogiendo los aportes era el secretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón.

Los que ponían el dinero eran los miembros del círculo más cercano al mandatario.

Un grupo era el de los amigos militares del presidente:

1. Mauricio López Bonilla, un viejo amigo, quien le coordinó la campaña de 2011 y a quien le encomendó el Ministerio de Gobernación.

2. Juan de Dios Rodríguez, subalterno de Pérez Molina en la división de inteligencia, G-2, quien lo salvó en el caso de los Q82 millones desaparecidos del Congreso, MDF, y a quien le entregó primero la Secretaria Privada y luego la presidencia del Seguro Social.

3. Completaban este círculo sus dos ministros de Defensa, Ulises Anzueto y Manuel López Ambrocio.


En el otro estaban dos hombres importantes para sus finanzas.

1. Alejandro Sinibaldi, el tercero al mando del partido, encargado de las finanzas de la organización. Ministro de Comunicaciones y aspirante a sucederlo en la Presidencia.

2. Erick Archila, el Ministro de Energía y Minas que llegó al cargo luego de que una de las empresas que su familia compró a Sinibaldi, Imágenes Urbanas, fuera la mayor financista de la campaña del Patriota en 2011, según lo reportado ante el TSE.

Todos eran tan cercanos que estuvieron en sus puestos hasta que el barco patriota se empezó a hundir. En enero y mayo de 2015, Archila y Sinibaldi renunciaron; a López Bonilla, Anzueto y López Ambrocio les pidieron su renuncia y Juan de Dios Rodríguez fue capturado por el caso IGSS-Pisa.

La CICIG comparó esta costumbre de “agradar al jefe”, con algunas prácticas dentro del crimen organizado donde los miembros agasajan al líder de la mafia para asegurar su permanencia y agradecer por los negocios que se les permiten hacer. Así que a OPM, el Presidente y fundador del partido, no le podían regalar cualquier cosa.

En 2012 le regalaron una lancha Yamaha de Q1 millón.

En 2013 una casa de playa y tres cuatri-motos que sumaban Q7.5 millones.

En 2014 un helicóptero Bell último modelo de Q24 millones (US$3 millones).

Hubo un cuarto regalo, fue para el cumpleaños de Baldetti en 2014. Esta vez la coooperacha fue organizada por Pérez Molina para poder juntar los Q.3.5 millones que costaba la casa en Roatán, Honduras, que regalarían a la vicemandataria.

En 2015 ya no hubo regalos. Baldetti que cumplía años el 13 de mayo, pero tuvo que dimitir cinco días antes por el escándalo de La Línea.

Pero, ¿en dónde está el delito?

Otto Pérez Molina, Roxana Baldetti y los seis funcionarios están acusados por asociación ilícita y lavado de dinero. Como señaló la fiscal Thelma Aldana, el punto principal de las pesquisas es por qué intentaron ocultar el origen y el destino de los fondos.

Las entregas de dinero las hicieron en efectivo, incluso transportándolo en cajas o bolsas. Otras veces el dinero se movió a través de empresas de cartón de Jhonatan Chévez, “el mago”, encargado de lavar la fortuna de Baldetti.

En los caso de los ministros de Defensa y de López Bonilla, sus aportes cercanos a los Q4 millones no correspondían con la realidad financiera que presentaban en su declaración de probidad. Es decir, estaban recibiendo recursos de actividades no declaradas.

Mientras tanto aunque la realidad financiera de Sinibaldi, Archila y Juan de Dios Rodríguez sí les permitía hacer tales desembolsos. Pero lo que alertó a las autoridades fue el uso de empresas de cartón para esconder el origen y destino de los recursos. Un movimiento propio del lavado de capitales.

López Bonilla y sus comisiones pendientes

La CICIG aprovechó para vincular a López Bonilla en otro caso. Esta vez se trata del contrato para la seguridad del Registro Nacional de las Personas (RENAP), que alcanzó los Q53 millones.

Según lo denunciado, Miguel Ángel Martínez, entonces subsecretario de la seguridad presidencial (SAAS) y propietario de la empresa de seguridad Grupo Escorpión, consiguió participar en la licitación del RENAP a través de Super Control 24.

López Bonilla tenía un asiento en el directorio del RENAP y por ello Juan Carlos Monzón le pidió que votara a favor de otorgar el contrato a Super Control 24. A cambio de ello Miguel Ángel Martínez y Grupo Escorpión le pasaría cada mes una comisión de Q80 mil.

El caso deja en evidencia el origen de algunos roces dentro del gabinete. No era por la forma en que se ejecutaba tal programa sino porque las comisiones no llegaban a quien tenían que llegar. Según las declaraciones de Juan Carlos Monzón, Miguel Ángel Martínez entregaba cada mes a Baldetti su comisión y la de López Bonilla.

Baldetti nunca se las dio porque el entonces ministro le tenía pendiente su parte por “los varios proyectos que tenían juntos en el Ministerio de Gobernación”.

Y el tsunami continuará

En la conferencia de prensa del sábado 11 de junio, el comisionado Iván Velásquez dejó claro que aún está pendiente investigar a fondo de dónde provino el dinero que se usó en #LaCooperacha. El caso, como ha sucedido desde que salió a luz La Línea, podría ser el comienzo de más procesos.

El “pez gordo” parece ser López Bonilla dado que las autoridades adelantaron que se le investiga por otros casos además de la cooperacha y del contrato por la seguridad del RENAP.

Entre ellos podrían estar:

Su relación con el narcotraficante Jairo Orellana, quien habría financiado al PP y a cambio consiguió una celda lujosa en Matamoros e incluso, que le llevaran a un capo rival al que le propinó una golpiza.

Los Q10.2 millones que la PNC gastó en servicios que nunca se pudieron comprobar favoreciendo a una red de empresas vinculadas al entonces subdirector Héctor Rodríguez Heredia.

La compra sobrevalorada de cámaras a la empresa del ex vice presidenciable de la UNE, Mario Leal, concesionada a la telefónica Tigo. Según la Contraloría esta sobrevaloración alcanzó los Q.180 millones en las cámaras.

Por otra parte, se dilucidará si hubo un grado de participación de parte de Alejandro Sinibaldi en el caso Cooptación del Estado. Esto, porque él era uno de los recaudadores de fondos en las campañas de 2007 y 2011 y porque gran parte de los sobornos y cobros de comisiones a cambio de facilitar pagos estaban relacionados con la cartera que él dirigió, el Ministerio de Comunicaciones.

También falta por saberse los detalles de algunas relaciones entre los miembros de este círculo.

Por ejemplo, el porqué del viaje en agosto de 2015 de los exministros López Bonilla y López Ambrocio rumbo a Punta Cana, República Dominicana, o el por qué Sinibaldi y familiares de Archila utilizaron una offshore en Panamá para la compraventa de Imágenes Urbanas.

#LaCooperacha explicada en 5 minutos (a Sinibaldi y cualquiera)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s