Hidroeléctrica divide a vecinos

Por A. Marroquín, 30 de Septiembre de 2016, Prensa Libre

El 22 de enero del 2014 una turba quemó la casa de Maricela Niz, en Nuevo Paraíso, San Pablo, San Marcos, por apoyar el proyecto hidroeléctrico Hidrosalá, sobre el río Salá, obra que pretende generar 15 megavatios de energía limpia y renovable para el ambiente.

Los inconformes intentaron expulsar a la familia Niz, pues los consideran enemigos, porque están de acuerdo con la obra. Aducen que la hidroeléctrica causará daños al ambiente y que tendrá efectos graves en la salud de los vecinos.

Ese día, un grupo de personas llegaron con fusiles de asalto a la finca Argentina, San Pablo, a quemar maquinaria que estaba destinada para la construcción de una escuela y el mejoramiento de caminos, según publicación de Prensa Libre, del 28 de enero de ese año.

Temor

Pobladores dicen que viven con temor debido a la división que se ha generado por la obra.

Estaba previsto que la hidroeléctrica se construyera en cuatro años, a un costo de Q277 millones 870 mil, y que empezará a funcionar en el 2013, pero los conflictos la han atrasado.

Según Héctor Herrera, gerente de Relaciones Comunitarias de Hidrosalá, los que se oponen al proyecto son la minoría, y señaló a la Asociación Ajchmol, integrada por líderes de Comitancillo, San Miguel Ixtahuacán y Tajumulco.

“Es una obra que invertirá Q9 millones anualmente en empleos —300 empleos en la construcción y 300 en la agricultura—. Hay 32 comunidades en el área de influencia de la obra, y ayudará a evitar que los habitantes sigan migrando a México y Estados Unidos”, dijo Herrera.

Agregó que hace dos años quedó instalada la Comisión Nacional de Diálogo, integrada por 11 entidades de Gobierno, Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y vecinos, para mediar en el conflicto por la obra, que cuenta con las licencias de operación, otorgadas por los ministerios de Energía y Minas y de Ambiente, y recientemente fue renovada la licencia de construcción otorgada por la comuna de San Pablo.

Esperan empleo

“Estaba confiada en que con la obra habría desarrollo en San Pablo. Aquí no hay trabajo para mi esposo ni mis hijos. Hemos recibido charlas en las que nos hemos dado cuenta de que la hidroeléctrica es buena”, expresó Maricela Niz.

Filiberto Pérez, otro poblador, dijo que el proyecto ofrece trabajo digno, por lo que no se opone a la hidroeléctrica y señala a Rolando López, de Ajchmol, originario de Comitancillo, de ser quien “envenena” el pensamiento de la gente contra ese proyecto.

Derecho a consulta

López expuso que se han constituido en San Pablo a petición de la población mam, y están en contra de Hidrosalá porque no hubo consulta comunitaria.

Efraín Chilel, vecino de Loma Linda, dijo que es importante que la empresa aclare el funcionamiento de la hidroeléctrica. “No nos han consultado, y eso nos tiene molestos”, resaltó.

Luis Morales, auxiliar de la PDH de San Marcos, dijo que en esa lucha puede haber intereses ocultos, pero que es difícil de establecer y lo más importante es evitar el conflicto.

http://www.prensalibre.com/guatemala/san-marcos/hidroelectrica-divide-a-vecinos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s