Sindicatos amenazan con accionar por salarios mínimos

Una semana después de que las comisiones paritarias  presentaron sus propuestas para establecer el salario mínimo  en los cuatro municipios establecidos como circunscripción —distritales—,  el sector sindical anunció ayer que preparan impugnaciones, denuncias penales y  administrativas  contra el Ministerio de Trabajo.

Las acciones legales se darán, afirmó  Rigoberto Dueñas,  dirigente de la Federación de Trabajadores Campesinos y Urbanos, luego de que  la Comisión Nacional del Salario (CNS) dé por formal de recibido la propuesta, la cual se tiene programado conocer este viernes.

Las comisiones paritarias integradas para esos municipios  presentaron el  20 de agosto último  las propuestas a la CNS, las cuales quedaron de Q1 mil 200 para San Agustín Acasaguastlán, El Progreso;   Q1 mil 500  para Estanzuela, Zacapa, y Masagua, Escuintla, y Q1 mil 780 para Guastatoya,  al mes.    Esas cifras incluyen la bonificación de ley de Q250.

Las propuestas se encuentran por debajo del salario mínimo nacional vigente, de Q2 mil  530 y para las actividades de exportación y maquila, Q2 mil 346.

La iniciativa se implementó este año con el objetivo, según los ministerios de Trabajo y Economía, para atraer inversión local y extranjera en esos distritos.

Dueñas afirmó  que las acciones incluyen manifestaciones, promoción de recursos de amparo y constitucional a la resolución,  así como  denuncias penales contra funcionarios.

“Se están violando los derechos adquiridos  y en este caso no aplica una reducción de la paga mínima a la vigente”, expresó.

POR URíAS GAMARRO / Guatemala
Prensa Libre
Anuncios

Sindicado confirma pago de los hermanos Valdés Paiz

El líder de la banda de sicarios del caso Rosenberg, Jesús Manuel Cardona, declaró este miércoles al Tribunal Primero de Sentencia que los hermanos Francisco y Estuardo Valdés Paiz le pagaron Q285 mil y US$3 mil por haber ejecutado al abogado.

POR PRENSA LIBRE.COM

Cardona relató a los jueces que los hermanos le hicieron el pago, consternados por la muerte de su conocido y que algunas de sus palabras en ese momento fueron “el Canche se mató y no un extorsionador como había dicho”.

El Tribunal analiza la posibilidad de citar a Aziza Musa, una de las últimas personas del círculo íntimo de Rosenberg con quien tuvo contacto un día antes de su muerte y a quien le habría dicho que un día después haría “una gran vuelta en bicicleta para desestresarse”.

El sindicado testificó para obtener beneficios que le permitan una reducción en su condena.

El caso se encuentra en la última fase del debate y a continuación habrá una de conclusiones donde pueden tomar la palabra los fiscales, los abogados y los acusados, para que los jueces deliberen y emitan sentencia.

http://www.prensalibre.com/noticias/justicia/manuel_jesus_cardona-rosenberg-pago-valdes_0_298170339.html

Uno por ciento de los casos de asesinatos y amenazas contra sindicalistas han sido resueltos por las autoridades

En 2009 hubo repunte de sindicalistas asesinados. De las víctimas, el 93 por ciento se encontraba realizando acciones legales contra sus patronos por incumplimiento de derechos laborales.

Por: Willverth J. Girón

Fuente menor Fuente normal Fuente grande

De acuerdo con las estadísticas elaboradas por el Movimiento Sindical Indígena y Campesino de Guatemala (MSICG), 2009 fue el año en el que más sindicalistas perdieron la vida. De las víctimas, el 93 por ciento se encontraba realizando acciones legales contra sus patronos por incumplimiento de derechos laborales como falta de pago de salario mínimo, prestaciones de ley u horas extras.
Según Efrén Sandoval, dirigente de la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (Unsitragua), “cerca de 200 sindicalistas se encuentran exiliados esperando que el Estado garantice la seguridad para ellos y sus familias, así como el cumplimiento de los derechos laborales contenidos en los tratados internacionales de trabajo”.
El dirigente sindical resaltó que “no se cuenta con un listado oficial de los compañeros que se han ido al exilio durante los últimos cinco años, pero sí hay casos que vale la pena resaltar como el de Lesbia Guadalupe Amézquita Garnica, quien estuvo exiliada en 2008 por amenazas de muerte, y en 2009 volvió a recibir intimidaciones”.
Según la denuncia presentada ante el Ministerio Público (MP), Amézquita fungía como coordinadora del Proyecto Sindical de la Fundación Friedrich Ebert para Centroamérica cuando el 26 de enero del año pasado, el vehículo con placas particulares 140 CKB intentó chocar el carro en donde se transportaba para detener su marcha. El hecho ocurrió en Chiquimula.

Recuento de Agresiones

De acuerdo con las estadísticas del MSICG, desde 2005 hasta enero de 2010, fueron agredidos física y psicológicamente un total de 133 sindicalistas. El 2009 fue también el año en el que se registraron más sucesos de este tipo, con un total de 76 casos.
“Tenemos diferentes casos, por ejemplo, el ocurrido a nuestro compañero Mario Méndez el 8 de abril de 2009, cuando recibió una llamada a su teléfono celular en la que le indicaron que si no desistía de la formación del sindicato lo iban a matar, minutos después recibió otra llamada en la que le exigieron salir de Coatepeque, el municipio en donde labora”, comentó Sandoval.
De esta cuenta, Noé Moya, jefe de la Unidad de Delitos Contra Periodistas y Sindicalistas del MP, comentó que “se ha llegado a indagar sobre las amenazas que reciben los trabajadores sindicalizados, lo que pasa es que muchas veces las amenazas y los asesinatos nada tienen que ver con el ejercicio sindical”.
“Sin embargo, nosotros estamos obligados a llegar hasta el lugar más alejado del país para investigar los casos una vez exista una denuncia de los mismos”, agregó Moya.
Según información de Unsitragua, actualmente menos del 1  por ciento de los casos de asesinatos y amenazas contra sindicalistas han sido resueltos por las autoridades. “Pareciera que el Gobierno está del lado de los empresarios y no de los trabajadores”, concluyó Sandoval.

http://www.elperiodico.com.gt/es/2249/pais/148002/

Opinión: A las puertas del 1ro. de mayo

La persecución a los sindicatos.

Por: Miguel Ángel Albizures

Estamos próximos a la conmemoración del Primero de Mayo y la situación de la clase trabajadora empeora, de la guerra abierta a las organizaciones sindicales en la década de los ochenta, se pasó al desprestigio de la dirigencia y del movimiento sindical sin salvedad alguna y al asesinato, especialmente en el campo.
El saldo entre 2009 y estos primeros meses de 2010 es escandaloso, sin agregar a aquellos dirigentes sociales que se oponen a la minería o defienden el medio ambiente, y que han sufrido las consecuencias de sus posiciones y exigencias. Y que decir de los trabajadores de la prensa, especialmente en los departamentos en donde la prepotencia de autoridades municipales, de diputados o miembros del crimen organizado que se sienten afectados por publicaciones y proceden al ataque, la coacción o la amenaza para silenciarles. Una simple muestra de lo que sucede en el movimiento sindical y especialmente en la costa sur del país, es el exterminio de sindicatos de trabajadores agrícolas asalariados de los cuales prácticamente no quedan organizaciones sindicales en las plantaciones o ingenios azucareros, después de la pujanza que tuvieron y de las luchas que libraron. Si revisamos cada departamento, el desastre es preocupante, mientras que el sector empresarial se mantiene con una sonrisa de oreja a oreja y el Ministerio de Trabajo no hace nada para garantizar el derecho a la libre sindicalización.
Dentro de la clase trabajadora hay un sector doblemente explotado y abusado, pero además abandonado a su suerte por el Ministerio de Trabajo que nada hace por mejorar las condiciones humillantes en que realizan su trabajo. Esa situación se da a lo largo y ancho de las empresas maquileras en donde las mujeres y los hombres lloran en silencio su desgracia, pues quejarse les cuesta el trabajo, el pan, las tortillas, los frijoles y quizá la vuelta al campo que abandonaron por falta de oportunidades pensando que dejaban las llamas y vinieron a caer a las brasas en donde pasan la mayor parte de su tiempo. Un estudio reciente de Médicos del Mundo, nos trae los testimonios desgarradores de mujeres de diversas maquilas, que nos hace pensar en que estamos lejos de lograr el entendimiento entre capital y trabajo y que la lucha de clases, si bien no se manifiesta con una clase trabajadora ampliamente organizada y beligerante, sí en las condiciones paupérrimas que viven hombres, y en su mayoría mujeres, que dejan su vida en las maquilas.

http://www.elperiodico.com.gt/es/2249/opinion/147971

El diálogo bipartito

Revalorizar el papel del sindicalismo.

Por: Adrián Zapata Alamilla

El 11 y 12 de marzo del año en curso se realizó una reunión entre el Consejo Político del Movimiento Sindical Indígena y Campesino Guatemalteco –MSICG–, y el Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras –CACIF–, con el propósito de discutir las bases para un proceso de Diálogo Social Bipartito en Guatemala.
No obstante lo positivo de dicho ejercicio, el mismo debe superar obstáculos dignos de mención. La desconfianza heredada de la polarización mundial padecida en los años de la guerra fría, es una constante en las relaciones entre organizaciones de empresarios y trabajadores, y en la forma de hacer organización sindical en Guatemala. El concepto lucha de clases, que una parte importante de los sindicatos guatemaltecos adoptó desde los años cuarenta del siglo pasado, dio lugar a una postura beligerante y de choque por parte de las agrupaciones de trabajadores, lo cual continúa al día de hoy, contribuyendo a la existencia de un clima laboral conflictivo y desfavorable tanto para el desarrollo económico nacional, como para la atención y respeto a los derechos laborales.
No es extraño ver que el surgimiento de un sindicato en un centro de labores sea concebido, por algunos sectores empresariales, como un cáncer que llevará a la ruina al empresario, y por ende su desarticulación se hace necesaria.
El recurso humano es el elemento medular en el desarrollo y la productividad de toda empresa, por lo cual prestarle atención se convierte en una estrategia impostergable para quien pretenda invertir en Guatemala. De tal suerte, la alianza que debería generarse entre trabajadores y empleadores resulta sumamente conveniente.
La organización de los trabajadores y la apertura de espacios para el diálogo con su empleador son instrumentos en extremo valiosos, tanto para velar por el cumplimiento de preceptos laborales, como para agilizar y optimizar el proceso productivo.
Contar con sindicatos que ejercen con responsabilidad y realismo el derecho a la libertad de asociación, en el seno de las empresas se convierte en una línea directa de comunicación con la fuerza productiva, generando un valioso instrumento, para alcanzar las metas empresariales. Sin embargo, sucede en nuestra realidad que el empresario se resiste a abrir el mínimo espacio de participación para los trabajadores, temiendo perder el control de su negocio, mientras que los trabajadores dudan de cualquier buena intención del empleador. Como se ve, en este contexto, el esfuerzo realizado por los protagonistas de las reuniones del 11 y 12 de marzo del año en curso es sumamente positivo y digno de réplica.
El Diálogo Bipartito en las empresas nacionales es un buen inicio para romper el clima de desconfianza que tanto daño le hace al desarrollo del país. Evidentemente, el nivel de madurez, seriedad y compromiso que debe campear en este espacio son presupuestos indispensables para alcanzar el éxito. Nuestra realidad exige un sindicalismo responsable y un empresariado consciente y progresista. Revalorizar el papel del sindicalismo debe ser un primer paso para alcanzar la cultura de confianza y respeto, seguido de la apertura de espacios para que mediante el diálogo, el consenso, y el manejo del disenso, se pueda mejorar el clima laboral en el país.
En este sentido, el proyecto Red de Asesoría Laboral para Centroamérica y República Dominicana (Real CARD); apoyado por el Ministerio de Recursos Humanos y Desarrollo de competencia de Canadá y ejecutado por ASIES, busca brindar asistencia técnica para que los esfuerzos de diálogo en el seno de las empresas se constituyan en ejercicios replicables e incidan en un cambio en la realidad laboral guatemalteca.

http://www.elperiodico.com.gt/es/20100414/opinion/145979

Marielos Monzón: Sindicatos bajo ataque

El movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco (Msicg) denunció el asesinato de otros dos líderes sindicales, integrantes de su organización. Ya de por sí la denuncia de lo ocurrido es gravísima; sin embargo, las circunstancias en las que sucedieron los hechos y los vejámenes cometidos contra uno de ellos ameritan una intervención urgente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), porque lo ocurrido parece obra de un escuadrón de la muerte, o lo que es lo mismo, un aparato ilegal y clandestino.

Guatemala

En un comunicado de fecha 29 de marzo, el Msicg denuncia que: El 6 de marzo de 2010, a la altura de la Aldea Del Cid, en la carretera a Chixoy se encontró el cadáver de Luis Felipe Cho, que presentaba múltiples perforaciones de proyectil de arma de fuego en el cráneo —por lo menos 10—; la amputación de las dos orejas, los dos ojos y la lengua y la separación de la piel del rostro, que fue corrida hasta el nivel del maxilar, dejando al descubierto su calavera. En enero de 2010, el señor Cho había entregado su cargo como miembro del Consejo Consultivo del Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Santa Cruz, Alta Verapaz, por amenazas de todo tipo relacionadas con su actividad sindical. Sin embargo, continuaba con sus labores de afiliado del Sindicato de la Municipalidad de Santa Cruz, una organización de base de la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (Unsitragua) y del Msicg. Según el Consejo Político de la organización, Luis Felipe Cho llevó adelante el proceso de denuncia por las graves violaciones a los derechos laborales y sindicales del sector.

El comunicado denuncia también que el 26 de marzo fue asesinado Samuel Ramírez Paredes, secretario general del Sindicato de Trabajadores Bananeros (Sitrabi), del distrito de Panchoy, miembro del Consejo Consultivo de la Confederación de Unidad Sindical de Guatemala (Cusg) y del Msicg. El crimen se produjo en el marco de la reunión que los miembros del Msicg sostenían con miembros del Gobierno de Estados Unidos, con el ánimo de interponer quejas en el marco del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica (CAFTA) contra el Estado de Guatemala, por las graves violaciones a los derechos laborales y sindicales que acontecen el sector bananero del país.

Lo que estamos viendo es una clara muestra de cómo operan los cuerpos ilegales y clandestinos en el país, esos que nunca fueron desmantelados y continúan atacando a su sabor y antojo, dejando una secuela de terror y muerte. El mensaje que se quiso transmitir al amputarle las orejas, la lengua y sacarle los ojos al señor Luis Felipe Cho es clarísimo y nos remonta a los atroces crímenes cometidos durante la dictadura: aquí nadie ve, nadie oye y nadie tiene derecho a denunciar.

En el año 2009 fueron asesinados nueve dirigentes sindicales y este año los crímenes continúan. De acuerdo con la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (Udefegua), en los últimos 10 años, el 65 por ciento de los 110 asesinatos que se han cometido contra defensores corresponden a los sectores campesino, sindical y de organizaciones de desarrollo. Son asesinatos que se cometen debido al trabajo que estos líderes y dirigentes realizan.

Es momento de tomar cartas en el asunto, investigar a fondo hasta llevar a la justicia a los autores materiales e intelectuales de estos crímenes y sentar un precedente para que nunca más el ejercicio del sindicalismo sea una sentencia de muerte.

http://prensalibre.com/opinion/Sindicatos-ataque_0_238776203.html