Como candidato, Pérez Molina ofreció respetar consultas ciudadanas

El Ministro de Energía y Minas presentó la semana pasada la iniciativa de ley que reformaría la actual normativa de Minería, que data de 1997, bajo la consideración de que el desarrollo de la actividad de las industrias extractivas “ha sobrepasado” las actuales regulaciones. La iniciativa no menciona la consulta comunitaria.

POR LUIS ARÉVALO
larevalo@lahora.com.gt

El actual presidente de la República, Otto Pérez Molina, el año pasado, cuando era candidato a la primera magistratura del país, dijo al suplemento La Hora Política, del 30 de marzo, que propondría una ley minera “que regule estrictos controles ambientales, protección del agua y de la salud humana”, además, “que fomente la participación ciudadana y el derecho de consulta”.

Así mismo, en referencia a los ingresos del Estado que genera ese tipo de actividad, agregó que la iniciativa de ley que propondría, contemplaría “un incremento de regalías digno para el país y los guatemaltecos”, aunque no especificó a cuánto se refería. Sin embargo, el entonces candidato Pérez Molina, dijo en un foro organizado por la Asociación de Gerentes de Guatemala, el 22 de agosto del año pasado, que el Estado debería obtener “no menos del 40 por ciento” por concepto de regalías mineras.

Contrario a la presentación de la iniciativa de las reformas constitucionales, cuando el mandatario se apersonó al Congreso de la República, en esta ocasión, la entrega de la iniciativa de reforma minera estuvo a cargo del jefe de la cartera del ramo Erick Archila, el viernes 12 de octubre, Día de la Hispanidad y fecha de un encuentro futbolístico de la Selección Nacional.

EXCLUYE CONSULTA
A pesar de que la oferta electoral del ahora mandatario Otto Pérez Molina le daba un lugar prioritario al tema de las consultas comunitarias, la iniciativa de ley presentada por el Ejecutivo excluye este aspecto que ha sido reclamado por organizaciones que se manifiestan en desacuerdo con las actividades extractivas.

Sobre este aspecto, mediante un comunicado de aclaración, el Ministerio de Energía y Minas enfatizó que “en cuanto a las consultas comunitarias, para el cumplimiento del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, ya lo advirtió la Corte de Constitucionalidad, que debe de legislarse sobre la forma cómo deben desarrollarse esos procedimientos consultivos, quién debe ser el órgano convocante y el que desarrolle la consulta, quiénes podrán participar, el momento en que debe realizarse y los efectos de los resultados”.

En esa línea, la cartera de gobierno agregó que “no es la ley de minería en donde debe de quedar esta obligación del Estado –las consultas-, sino en una norma que se aplique para las actividades que este realiza en el ejercicio de la función pública y que se encuadre dentro de las prescripciones del referido convenio”.

REGALÍAS
Al inicio del gobierno, se habló de parte del Ejecutivo del potencial incremento a las regalías mineras, pero lo que hizo fue que esas empresas “voluntariamente” pagaran una cantidad mayor a lo que actualmente fija la ley. La cantidad mayor fue por cinco por ciento “voluntario”.

La iniciativa de ley presentada, contempla para este tema, un máximo de regalías por cinco por ciento para “piedras preciosas” y un 10 por ciento para “tierras raras”.

http://www.lahora.com.gt/index.php/nacional/guatemala/actualidad/167105-como-candidato-perez-molina-ofrecio-respetar-consultas-ciudadanas

Anuncios

El desafío del Presidente Otto Pérez Molina

José Rubén Zamora

_________________________________________________________________________

Desde las elecciones que ganó Colom en 2007, con el apoyo inexplicable de la administración Berger, de manera reiterada, fui consultado sobre las cualidades y atributos de Otto Pérez Molina como político,  candidato y potencial presidente de Guatemala. Respondí que Otto Pérez, entre otras cosas, gozaba de un olfato y una cintura política única, que en momentos clave y críticos, le habían permitido percibir los cambios de vientos, los cambios de contexto, la evolución irreversible de los entornos, y, más aún, responder con tino a las nuevas exigencias.

 

Esto lo llevó a desafiar, romper y derrotar a los generales de Serrano, encabezados por Ortega, que tenían una década a cargo del país, del crimen organizado, de asaltarnos y secuestrarnos, tras la cortina de humo de una guerra inexistente, pues en 1982 la guerrilla fue derrotada militarmente por el Ejército.

 

Pérez y sus subordinados mostraron su compromiso y sometimiento a la Constitución, que eran oficiales militares institucionalistas y reformistas dentro del sistema por la vía legal.

 

Hasta los días del “serranazo”, la simpatía y el apoyo a la guerrilla de parte de la comunidad internacional era creciente, y, consecuentemente, también, la firme convicción de que la única vía para que Guatemala tuviera futuro, era el colapso del sistema, pues la reforma desde sus entrañas era impensable.

 

Desde otra perspectiva, a pesar de la derrota militar de la guerrilla en una victoria, más que por sus propios méritos, por el divorcio absoluto del Ejército con la ley, la enorme propensión de los altos mandos militares a negocios criminales, mientras que la miseria, la exclusión y los privilegios, seguían y siguen siendo, en su conjunto, un túnel sin salida para las grandes mayorías pobres de la población.

 

Mientras duró el “serranazo” el debate entre la reforma o el colapso del sistema fue intensa. La conducta y la convicción de Pérez y los militares institucionalistas esfumaron el colapso como una opción posible, derrotaron a la guerrilla en el campo diplomático y alimentaron con aire fresco la democracia.

 

Sin embargo, “Mono de Oro” persiguió y desagrupó a los oficiales institucionalistas, entre quienes también había y hay verdaderas alhajitas y truhanes, y negoció con la red Moreno. Por cierto, Moreno, aunque millonario, jamás pasó de ser un especialista del Estado Mayor Presidencial, ahora en proceso de reconstrucción, y, con perdón de los gatos, un gato de Ortega & Cía.

 

La democracia en Guatemala, lo he afirmado públicamente y lo he escrito reiteradamente, desde hace 15 años, sufrió una metamorfosis siniestra y radical y se transformó en una cleptodictadura, que nace y muere cada cuatro años con cada elección, que cogobierna con algunos financistas de campaña y el crimen organizado.

 

El gran desafío de Otto Pérez, para dejar huella, para dejar legado, quiero pensar que así es, es regresar de la cleptodictadura que cogobierna con algunos financistas de la campaña y el crimen organizado, hacia una democracia genuina, una democracia profunda y de verdad.

 

Guatemala debe dejar de ser ese tablero de ajedrez donde los peones blancos junto con los peones negros pasan borrachos 24×24, felices en la misma cantina. Las torres blancas y las negras son dobles agentes; los alfiles tienen negocios sucios en común, y, el rey de las piezas negras es amante de la reyna blanca: es decir, nadie quiere ni le conviene que termine el juego.

 

Todo apunta a que a Otto Pérez le dejó de interesar responder a su gran desafío: con contadas excepciones, ha escogido escoria, comodidad, confianza, servilistas, gente que busca salir del anonimato financiero bajo el ala del Estado.

 

Semanas antes de ganar la elección y ocho días después de ser electo, hablamos de tres puntos: 1) para poder servir a la Nación, debía traicionar a muchos de sus amigos y financistas; 2) que debía renovar generacionalmente el Estado a alto nivel, reclutando gerentes públicos profesionales con educación de calidad mundial, y; 3) que cuando el dilema es la Nación o los amigos, no hay dilema: la Nación es el único camino. En las tres cosas estuvimos de acuerdo, pero una cosa son los candidatos y otra cosa muy diferente los presidentes.

 

En este río de estiércol en que se ha convertido Guatemalita, adonde se voltee a ver hay corrupción. Para muestra un botón: el Comité Ejecutivo de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG), que entregó sus cargos en 2009, estaba integrado por Sergio Castro, presidente, Devick Osorio, vocal I y responsable de toda la estructura de la CDAG, y Rodríguez Chilel, vocal.

 

Este comité fue responsable de todos los contratos de mantenimiento de estadios, gramillas, jardinización, adquisición de químicos para piscinas, etcétera. En términos prácticos, en todas las compras fueron acompañados por un personaje de nombre Juan Carlos Monzón. Estas 4 bellezas heredaron una deuda de Q40 millones, no obstante, la infraestructura bajo su responsabilidad quedó devastada en su totalidad, además de que dejaron un sindicato con un pacto colectivo aberrante e irracional.

 

Después de 2 años de gestión, en noviembre del año pasado, el Comité Ejecutivo logró cancelar la deuda y tener en caja Q17 millones, algo impensable en las últimas 4 décadas. Es decir, la CDAG abre 2012 sin deuda y con Q17 millones para iniciar la reparación de la infraestructura devastada.

 

En medio de este contexto de optimismo nacional, y particularmente de la CDAG, la red de pirañas del deporte brota de nuevo: Juan Carlos Monzón, llegado a la Vicepresidenta, paradójicamente encargada de la transparencia, logró que Devick Osorio asuma el Viceministerio de Cultura y Deportes, ciertamente con los ojos puestos más bien en el deporte. Es insólito, aunque en Guatemala sabemos que todo es posible. Los rumores, eran que el delegado del Gobierno en el deporte sería Rodríguez Chilel, aunque afortunadamente se quedó en rumor.

 

Osorio, ni lento ni perezoso, el 19 de enero del presente año, cuando aún no había sido nombrado Viceministro, convocó a todas las federaciones y asociaciones a una reunión de trabajo. Esto fue ilegal y fuera de contexto, pues las federaciones y asociaciones dependen exclusivamente de la CDAG, en cuanto al deporte federado y al Comité Olímpico Guatemalteco (COG), en lo relativo al alto rendimiento. En otras palabras, Osorio pretende suplantar e imponer una jerarquía ilegal en el deporte.

 

Devick Osorio está casado con Amanda Sobenes García y, por lo tanto, cuñado de Roxana Sobenes García, ministra de Ambiente y Recursos Naturales. Se vio obligado a pagar más de Q230 mil a la Contraloría General de Cuentas, por concepto de multas y reintegros, el 8 de enero de 2011. Estuvo sometido al proceso 5804-2001, en el Juzgado Undécimo de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Délitos contra el Medio Ambiente, del cual se derivó orden de captura por falsedad ideológica por falsificación de documentos de propiedad de vehículos. El proceso terminó debido a un desistimiento por “arreglo privado”. Tiene en su contra también el proceso penal 13826-2007, en el Juzgado Primero de Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Medio Ambiente, por apropiamento indebido, proceso que está en suspenso hasta que se resuelva el juicio de nulidad del Reglamento de Loterías Deportivas, (Recurso de Casación presentado por la Procuraduría General de la Nación expediente 01002-2010-00093).

 

Si así están las cosas donde los recursos son menores, qué estará pasando donde está la plata legal y más aún la ilegal. El presidente Otto Pérez tiene el desafío y también tiene la respuesta…

 

http://www.elperiodico.com.gt/es/20120213/pais/207946/

Exigen que asuma alcalde electo

Pobladores de Nebaj, Quiché, protestaron frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para presionar a favor de Pedro Raymundo Cobo, alcalde electo de ese municipio y quien no pudo asumir el cargo, luego que la Corte otorgara un amparo a favor de Virgilio Jerónimo Bernal Guzmán del Partido Patriota, quien buscó su reelección en septiembre último y resultó ganador de las elecciones.


Los magistrados de la CSJ concluyeron en que hubo un error en las papeletas para elegir al jefe edil del referido municipio, debido a que la casilla de Bernal Guzmán aparecía como vacante.

http://www.lahora.com.gt/index.php/nacional/guatemala/actualidad/152763-exigen-que-asuma-alcalde-electo

Diputado del Partido Patriota tomó posesión sin finiquito

La Contraloría General de Cuentas presentará hoy un ocurso ante la CC por la toma de posesión en Sansare. El alcalde de Nentón presentó un finiquito falso para obtener credencial.

CAROLINA GAMAZO cgamazo@elperiodico.com.gt

Fuente menor Fuente normal Fuente grande

 EP Foto:  Archivo > elPeriódico Gregorio Nolasco es señalado de la mala construcción del puente Yula San Juan.
3 alcaldes asumieron el cargo sin que la Contraloría les haya extendido un finiquito.

Gregorio Nolasco, diputado por el Partido Patriota, tomó posesión el pasado 14 de enero sin contar con el finiquito final que extendió la Contraloría General de Cuentas, tal como lo corroboró esta institución. Otros dos alcaldes tomaron posesión sin finiquito final.

Nolasco, quien fungió como alcalde por el Partido Patriota en Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, durante el período 2008-2011 se encuentra vinculado con la mala ejecución y sobrevaloración de varias obras en esta municipalidad, entre estas la construcción del puente Yula San Juan en la aldea con el mismo nombre, a cargo de la constructora Martínez, cuyo derrumbe en marzo de 2010 supuso el recuento de 16 albañiles heridos.

La CGC le extendió el primer finiquito en julio. Sin embargo, a petición de la Fiscalía contra la Corrupción, que investiga la gestión de esta municipalidad, no le fue otorgado el finiquito final. “No me extendieron el finiquito para la toma de posesión, pero me dieron mi credencial”, reconoció Nolasco, quien aseguró que se trata de denuncias menores que han interpuesto vecinos del municipio. “No tengo problemas serios, son denuncias que han hecho desde hace año y medio, los trabajos del puente de Yula San Juan están atrasados porque ahí llueve demasiado, solo deja trabajar de enero a mayo”, dijo Nolasco.

Nineth Montenegro, segunda vicepresidenta del Congreso, aseguró que no conoce el caso. “La responsabilidad recae en el Tribunal Supremo Electoral, que no debió de darle la credencial, incurrió en alguna falencia”, dijo.

Dos alcaldes más tomaron posesión sin finiquito


La Contraloría General de Cuentas también le revocó el finiquito final al alcalde de Sansare (El Progreso), Pablo Aguilar Morales, del Partido Patriota, quien, sin embargo, asumió el poder el pasado 14. En este caso, Aguilar obtuvo un amparo del Tribunal de Sentencia Penal de Santa Rosa, gracias al cual le permitieron tomar posesión. Sin embargo, este tribunal no tenía competencia para conocer el caso, por lo que la CGC presentará hoy un ocurso en queja ante la Corte de Constitucionalidad, tal como informó ayer la asesora jurídica de este ente, Leyla Lemus.

Tampoco contaba con el finiquito final Rafael Cruz Carrillo, quien resultó reelegido como alcalde de Nentón (Huehuetenango) por la UNE. Carrillo presentó un finiquito falso para obtener la credencial, aunque este asegura que su abogado le tramitó la constancia transitoria de ausencia de cargos y que él desconocía que era falso. No fue posible contactar con funcionarios del TSE para que se refirieran al respecto.

http://www.elperiodico.com.gt/es/20120125/pais/206993/

Otto Pérez designa secretarios

La intención de Otto Pérez Molina es clara: tener el gabinete de gobierno y a los secretarios listos antes de la toma de posesión.

1 de 4

POR ÓSCAR ISMATUL

Fuentes cercanas al presidente electo han identificado al menos tres grandes grupos de donde se ha designado a los futuros secretarios de gobierno.

Esos grupos son los miembros del partido que participaron en la campaña; el ala militar cercana a Pérez Molina, vinculada con la seguridad del binomio presidencial; y académicos y tecnócratas que no forman parte del Partido Patriota (PP) y que se integrarán al Ejecutivo a solicitud del presidente electo.

“Buscamos técnicos y profesionales con experiencia. Aunque no formen parte del partido, lo que buscamos es alguien que resuelva problemas”, dijo Pérez.

Los grupos

José María Argueta, designado para dirigir la Secretaría de Inteligencia Estratégica; Wálter Zapeta, la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad; y Juan de Dios Rodríguez, la Secretaría Privada, se presentan como el ala estratégica y militar, los más cercanos a Pérez.

Las secretarías de Coordinación Ejecutiva, General y de la Mujer serán ocupadas por cuadros del partido que participaron en el diseño de la campaña del PP.

A las secretarías de Planificación, Seguridad Alimentaria, De la Paz, Asuntos Agrarios, Bienestar Social y Obras Sociales llegarán académicos que no participaron en la campaña.

Según Marco Antonio Barahona, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, con esas designaciones se quiere mostrar un equipo “plural, técnico, capaz y académico”. A la fecha solo está pendiente nombrar a quien dirigirá la Secretaría de Comunicación Social.

http://prensalibre.com/noticias/Perez-designa-secretarios_0_616138405.html

Otto Pérez Molina: cuidado con las espirales de violencia

Que los jóvenes no se vean empujados a escoger entre intentar irse de modajos o quedarse en un mercado de violencia que solo crecerá al atacarlo de frente.

Marcela Gereda

Se denomina carrera armamentista a la coexistencia competitiva de armamentos y desarrollo de tecnología durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y Unión Soviética. ¿No es esto acaso lo que ha hecho Felipe Calderón en México en su dizque lucha contra el narco?

 

Saber que Otto Pérez Molina asegura querer aprender de nuestro vecino Felipe Calderón para combatir al narcotráfico en Guatemala desdice de su capacidad de análisis de prospectiva, ¿acaso Pérez Molina no sabe que la violencia solo engendra violencia?

 

Felipe Calderón entró campante a administrar un México en la cuerda floja, a reforzar fuerzas militares, a declarar públicamente la lucha contra el narcotráfico, a desplegar guardias y militares. Entró a declararle la guerra al naco. Pero al hacerlo solo puso a la sociedad civil mexicana en medio de dos fuegos.

 

Pareciera que el Estado mexicano solo ve las miles de matanzas que acomete el narcotráfico contra la sociedad civil como “daños colaterales” de una guerra justa y necesaria.

 

El especialista en análisis del narcotráfico en México Edgardo Buscaglia señala que mientras no se ataque el nervio financiero del narco –cuentas bancarias y montajes de lavado de dinero– que a la vez corrompen autoridades gubernamentales y judiciales, y permiten la compra masiva de armas de guerra para enfrentar las fuerzas del Estado en una peligrosa carrera armamentista, la guerra contra las drogas que Felipe Calderón declaró en diciembre de 2006 solo es un show mediático por el cual buscó legitimarse tras unas elecciones controversiales. Las estructuras corruptas hasta ahora ni siquiera se han tocado.

 

“El crimen organizado es un fenómeno político y social, y declararle la guerra a este es como declararse la guerra a uno mismo”. Muchas veces la sociedad apoya estas organizaciones. Los grupos de criminales son parte de la red social, son parte del estado.

 

Declararle la guerra al narco es declararle la guerra a sí mismo; despertar sus propios demonios (históricos, económicos, sociales y demográficos). ¿Quiénes sino los kaibiles están integrando los ejércitos del crimen organizado?

 

Señor Otto Pérez, aprenda usted de los errores de nuestro vecino Felipe Calderón en su lucha contra el narcotráfico, que solo desató los demonios convirtiéndolo en una hidra de mil cabezas. Le toca a usted inventar una fórmula para luchar con inteligencia contra la inseguridad y que no ponga en medio a la sociedad civil como rehén de una guerra que no es la nuestra.

 

En todo caso, si quiere aprender de otras políticas, aprenda de lo que se hizo en Italia, donde fueron combinadas cuatro acciones: prevención social, incautación de bienes ilegales, reformas jurídicas y lucha contra la corrupción. Y no se acabó la mafia, pero por lo menos ya no toma a la sociedad como rehén.

 

Hay que atacar el problema en forma estructural: lo que se debe transformar son esos miles de millones de niños y jóvenes sin empleo ni educación. Esos amplios ejércitos de jóvenes sin perspectivas de futuro que andan de vagos en la calle, toman drogas y se vuelven violentos. Este es el fondo del cual se desarrolla la criminalidad.

 

Señor Pérez Molina: en definitiva, la lucha contra el narcotráfico no puede ser pensada desde una errónea e imaginaria potencia de fuego. La violencia solo generará desmesura de violencia. Al atacar al narco de manera frontal solo obligará a los grupos del crimen organizado a intentar ponerse a su mismo nivel, penetrando a un ya de por sí inexistente y fallido estado de derecho para sobrevivir.

 

El narco se defenderá intentando reemplazar al Estado como ya es el caso en un sinnúmero de comunidades en nuestro país. En su lucha contra el narco nos volverá un narco-Estado. El reto de la seguridad en el país está a la altura de la responsabilidad que asumirá en enero.

 

Hace falta educación, programas de educación y oportunidades laborales para esta población que es mayoría en el país. Lo que la sociedad dé a su juventud, la juventud dará a su sociedad. ¿Qué se le puede pedir o qué se puede esperar de una población marginal sin educación, sin capacidad de pensarse a sí misma y el mundo que la rodea sino la de volverse animales de muerte y destrucción?

 

Que los jóvenes de Guatemala no se vean empujados a escoger entre intentar irse de mojados o quedarse en el sicariato en un mercado de violencia que solo crecerá al atacarlo de frente.

http://www.elperiodico.com.gt/es/20111212/opinion/204960/

Opinión: Los fantasmas del WSJ

Los fantasmas del WSJ

Hay un gravísimo error en las apreciaciones de quienes ven en la elección presidencial de Otto Pérez Molina una opción para remilitarizar el gobierno. Eso expresan algunos, aplicando una lógica que olvida intencionalmente la evolución de la sociedad guatemalteca, que además de tratarse de un oficial en condición de retiro desde hace una década, el aparato político y estatal del país está mucho más permeado por los civiles, que por los militares. Es comprensible que los mismos de siempre estén atacando la presencia de cualquier uniformado en este o en otros gobiernos.

Se aprovechan de ello con extrema comodidad porque el presidente electo fue general del ejército y anticipadamente, advierten sobre una satanizada militarización del gobierno. Eso sí, los mismos corifeos hacen mutis cuando se reclama la entrega del gobierno durante el actual período a integrantes de la guerrilla. Nadie osó en señalar una “guerrillarización” del Estado ni puso el grito al cielo cuando hasta combatientes de la insurgencia, sin aclarar sus vínculos con acciones de violencia y destrucción, llegaron al Congreso, a la Presidencia —en cargos de poder, pero en la sombra— o tuvieron acceso ilimitado a los recursos del mismo Estado al que ellos trataron de subyugar con ayuda internacional. Nadie dijo nada. Ni siquiera la Prensa internacional se preguntó qué hacían representantes del terrorismo al frente de las instituciones del Estado legítimamente constituido.

Sin embargo, hoy aparece prensa, que como el “conservador” Wall Street Journal, que en artículo de portada de Nicholas Casey el 4 de noviembre último, se convierte en obediente loro que repite los argumentos contra Pérez Molina usados por sus antagonistas en la campaña. WSJ se nos presenta como irresponsable, poco profesional, amarillista y basado en rumores. Qué vergüenza y qué pena por el gran WSJ. Es increíble, pero cierto lo que aquí afirmo.

Quedamos una vez más frente a la conveniente doble moralidad de quienes ven en los militares una buena excusa para quejarse ante el mundo y pedir limosnas para “impedir” su retorno al poder. Son los mismos que lloraron antes del gobierno del presidente Colom porque no tenían acceso al poder y rieron a carcajadas, ebrios de impunidad, cuando tuvieron ante sí este país que ahora está más desnutrido que cuando ellos comenzaron su tarea. Son los mismos que cambiaron de careta cuando pasaron de ser destructores del país y los medios de producción, a los todopoderosos señores refundadores del Estado.

Ahora se atreven a reclamar logros que solo ellos ven —¿o quizá todos los demás estamos ciegos?— y exigen que el poder siga llegando a sus manos, aún siendo una oposición que hoy más que nunca teme ser auditada a profundidad tras su paso por el gobierno.

¿De qué hablan estas personas que auguran la remilitarización del país? Ser militar o exmilitar no es condición descalificadora para servir al país. Lo que realmente cuenta —y eso parecería ser ajeno a los que ya están anticipando una catástrofe política tras la elección de Pérez Molina— es que se actúe en ley, con lineamientos pensados, para beneficiar al país y no a sectores específicos.

Tan grande es al deterioro en que los “exguerrilleros” dejan el país, que será necesario incluir todos los elementos capacitados exmilitares o no, para hacer el trabajo que estos caballeros no supieron o no quisieron hacer.

JULIO LIGORRíA CARBALLIDO

http://www.prensalibre.com/opinion/fantasmas-WSJ_0_592140857.html